About

Necesitamos aprender a sentarnos y ver cómo el Espíritu de Dios se mueve. Eso no significa que simplemente nos sentemos y jugamos con nuestros pulgares. Por supuesto que seguimos con el programa que Dios nos ha dado para continuar, pero el poder y la dinámica vienen del Espíritu de Dios.